Que los residuos sean empleados como materia prima y se disminuya la producción de desperdicios contempla el anteproyecto de ley que fue entregado en junio al Congreso Nacional (CN).

La iniciativa lleva por nombre Ley para la Gestión Integral de Residuos Sólidos y es lidera por las autoridades de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente).

Las autoridades de la institución informaron que el borrador se trabajó desde 2014 con la Secretaría de Salud, sector privado, la Asociación de Municipios de Honduras (Amhon) y participación de los municipios entendidos con el fin de evitar que la basura continúe en las principales calles, senderos y avenidas de la capital, aunque el anteproyecto contempla cobertura a nivel nacional.

Rentabilidad

Otro de los puntos que contempla el anteproyecto es deducir responsabilidades a aquellas instituciones o personas que contaminen.

“Los municipios deben estar conscientes de que no se va a solicitar un cambio de la noche a la mañana ya que es difícil”, dijo Kessel Rosales, jefe de la Dirección de Gestión Ambiental (DGA) de MiAmbiente.

Una vez que sea aprobada la ley se darán cinco años para que las alcaldías municipales realicen mejoras dentro de su municipio.

La iniciativa también incluye cambios para los pepenadores, ya que serán ordenados y dotados con equipo y se evitará que sean expuestos a condiciones desfavorables para su salud.