Que las escuelas e iglesias dejen de ser utilizadas como albergues es la meta que las autoridades municipales pretenden concretar en abril del próximo año.

El alcalde Nasry Asfura, anunció que en noviembre de este año se iniciará con la adaptación del plantel de la comuna en el barrio Morazán para que funcione como un albergue municipal.

Esta será la primera etapa del proyecto que requiere de un promedio de L 2.2 millones para su ejecución.

Y para finales del próximo año el personal de la comuna que labora en estas instalaciones será trasladado al nuevo edificio en el plantel de la colonia 21 de Octubre, con el fin de realizar modificaciones en la infraestructura para dotarlo de mejores condiciones y así las personas puedan ser albergadas en este lugar. Para hacer esto se necesita hacer una inversión promedio de cuatro millones de lempiras, detalló Asfura.

El nuevo albergue estará ubicado en un terreno de 7,500 metros cuadrados y tendrá capacidad para atender a más de mil personas.

“Tenemos un programa que nos permitirá apoyar a las personas con los muros de varios sectores de la ciudad, incluso ayudar a capitalinos de manera directa para reducir el riesgo”, informó Asfura.

El edil anunció que se invertirán más de 23 millones de euros, es decir unos 600 millones de lempiras, como apoyo del gobierno de Alemania, a través de KfW, para la ejecución de obras de mitigación de desastres en zonas vulnerables a inundaciones y deslizamientos.