TEGUCIGALPA, HONDURAS.­ En un foco de contaminación se ha convertido un pozo de inspección colapsado ubicado entre la entrada de la colonia Villafranca y la Cerro Grande Zona 2.

La cloaca ya tiene más de ocho meses de ser una molestia para los vecinos y las personas que transitan por el lugar.

Insalubridad en la zona Las aguas negras que emanan del sumidero recorren la calle y debido a que hay unos baches sobre la calzada, el agua se acumula en ellos, representando un peligro para la salud de las personas.

Algunos vecinos contaron que no soportan los olores que emanan del pozo de inspección.

“Los olores son insoportables y dañinos para nuestra salud”, expresó una vecina.

Las autoridades del Servicio Autónomo de Acueductos y Alcantarillados (SANAA) manifestaron que en varias ocasiones se ha ido a reparar el pozo.

“En varias ocasiones se ha reparado el pozo, pero no se puede llegar a las tuberías dañadas porque esta zona la han rellenado de tierra”, contó Jorge Pérez, funcionario del SANAA.

El funcionario también dijo que debido a que ellos no cuentan con la maquinaria especializada, las autoridades de la comuna han prometido colaborar para cambiar las tuberías del sumidero que se encuentran dañadas.

Para los pobladores de las colonias aledañas a la zona es de vital importancia que reparen la cloaca dañada.

 

Fuente: El Heraldo